jueves, 28 de enero de 2016

Zenobia Camprubí Aymar

Poetisa y traductora, contrajo matrimonio con el Premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez de la que fue musa y colaboradora en la traducción de poesía en inglés, destacando la traducción de la obra de Rabindranath Tagore, Shakespeare, Edgar Allan Poe y otros clásicos ingleses. Sus primeros años los pasó entre Estados Unidos y Puerto Rico, recibiendo una educación muy culta y cosmopolita. Fue muy adelantada para su época, ya que se dedicaba a los negocios de antigüedades y de inmobiliarias, conocía varios idiomas, mantenía buenas relaciones con las editoriales y lideraba iniciativas benéficas de apoyo a la comunidad como la fundación en Barcelona de la asociación "La Enfermera a Domicilio”, un servicio social clínico sin fines lucrativos. Se instala en Madrid en 1910, relacionándose exclusivamente con el círculo norteamericano de la ciudad.

En 1913, en una conferencia de la Residencia de Estudiantes conoce a Juan Ramón Jiménez y en 1916 se casan en Nueva York. Desde que se casa con Juan Ramón Jiménez, la vida intelectual de Zenobia se centra en su marido y le servirá de secretaria, agente y traductora. Abandonan España al inicio de la Guerra Civil y viajarán por Cuba, Estados Unidos, donde dio clases en la Universidad de Maryland e impulsó varias campañas a favor de los niños de la guerra civil española, también por Argentina y Puerto Rico, donde trabajaría como profesora en la Universidad de Río Piedras. En 1951 enferma y es operada en Boston, trasladándose posteriormente a Puerto Rico en 1954. Juan Ramón Jiménez recibe el Premio Nobel de Literatura el 26 de octubre y dos días después muere Zenobia en San Juan de Puerto Rico. Está considerada como una de las primeras feministas de España y fue miembro destacado del Lyceum Club Femenino.

miércoles, 20 de enero de 2016

Veneranda García-Blanco Manzano

Fue una de las principales dirigentes del activo socialismo asturiano durante la Segunda República, y diputada en las Cortes de 1933. Esta maestra empezó su carrera profesional en Asturias y en 1918 se trasladó a Cuba, donde vivió casi diez años. De vuelta a su región, mantuvo una intensa actividad política y sindical: primero se integró en el sindicado de enseñanza de UGT, luego fue una de las fundadoras de la Agrupación Socialista de Llanes, y finalmente, y antes de la proclamación de la República ingresó en el PSOE. Fue detenida tras la Revolución de octubre, pero puesta en libertad a los pocos días. No intervino nunca en el Parlamento, se dedicó sobre todo a la asistencia a los presos político-sociales.

Por razones familiares no se presentó a las elecciones de 1936. Durante la Guerra Civil fue directora de Colonias Infantiles del Ministerio de Instrucción Pública. Tras caer la zona Norte en manos franquistas, se traslado a Barcelona, donde fundó la Agrupación de Socialistas Asturianos en Cataluña; también en esta época ocupó un cargo de vocal del Tribunal de Espionaje de Castellón. En 1946 fue expulsada del PSOE la facción Negrín, formada por más de 30 militantes que apoyaron al presidente socialista, y entre ellas estaba Veneranda. En 1947 ingreso en el PCE, estando ya exiliada en Méjico. Regresó a España en 1977, donde falleció en 1992, ciega por una enfermedad. Hoy en día es hija adoptiva de Oviedo. En 2008, en el 37 Congreso Federal del PSOE, se resolvió reintegrar en el partido a las personas que habían sido expulsadas por su apoyo a las tesis de Negrín; y de forma simbólica en el año 2009, en concreto el 24 de octubre y en la sede del PSOE, se les devolvía el carné. El de Veneranda lo recogió su hijo Ramón García Manzano.

lunes, 18 de enero de 2016

María Lejarraga García

María de la O Lejárraga García es el nombre completo de una mujer culta y de gran talento. Sus obras firmadas con el nombre de su marido, fueron alabadas por la prensa y la crítica de la época. Fue diputada por Granada desde las filas del PSOE en 1933 y nombrada Vicepresidenta de la Comisión de Instrucción Pública y Presidenta de la Asociación Femenina de Educación Cívica. Su vida es toda una contradicción: maestra, feminista y activa militante socialista estuvo siempre sometida a su marido. Centró su labor en conferencias destinadas a la formación cultural de la mujer.

En 1914 fue secretaria española de la Alianza Internacional del Sufragio de la mujer y formó parte de la ANME (Asociación Nacional de Mujeres Españolas), organización feminista más importante del momento y en la que militaron también Clara Campoamor o Vitoria Kent.Pero mientras María seguía escribiendo libros que salían a la luz con la autoría de su marido, Gregorio Martínez Sierra, en todos se hablaba de feminismo: Carta a las mujeres de España, Feminismo, Feminidad, españolismo y La mujer moderna. Desde luego no era Martínez Sierra el tipo de persona que se pone al frente de la defensa del feminismo, pero tampoco nadie denunció la falsa autoría. ¿Por qué estuvo María explotada durante más de 20 años de matrimonio? Sólo confesó que ella era la autora de “ las obras de Martínez Sierra”, incluida Canción de cuna, en 1947, cuando él ya había muerto.
Tuvo mucha actividad durante la Guerra Civil. En octubre de 1936 fue designada agregada comercial de la Delegación de España en Berna. Durante 1937 y 1938 de hizo cargo de los grupos de niños y niñas que llegaron a Bélgica invitados por el Partido Socialista belga. Finalizada la guerra, marcha al exilio: se trasladó primero a Niza, donde sufrió las mayores penurias durante la Segunda Guerra Mundial, luego marchó a Méjico y finalmente a Argentina. Logró reanudar su actividad literaria, hasta que, en 1974 murió cuando casi contaba con cien años. Dejó un legado indiscutible y muy desconocido como literata, periodista, política, feminista, traductora y cofundadora de revistas modernistas. Es una de las mujeres españolas más olvidadas y silenciadas del siglo XX tanto desde el punto de vista literario como del compromiso social.

martes, 12 de enero de 2016

Matilde de la Torre Gutiérrez

Escritora, periodista y política socialista cántabra. Resultó elegida diputada por Asturias en las legislaturas de 1933 y 1936. Nacida en el seno de una familia vinculada al mundo de la escritura, ella se inició en el mundo literario con la publicación en 1917 de Jardín de damas curiosas: epistolario sobre feminismo. A partir que entonces fueron muchas sus obras, sobre todo ensayos, en algunos de los cuales reivindicaba el Regeneracionismo o elogiaba la figura de Ortega y Gasset. Su carrera política se inició tras la Dictadura de Primo de Rivera. En 1931 se afilió al PSOE y fue elegida diputada por este partido, representando a Asturias en las dos elecciones en las que se presentó: 1933 y 1936. Gran defensora de los derechos del campesinado, fue Directora General de Industria y Comercio, así como Directora de política arancelaria en el gobierno de Largo Caballero. Se pronunció en el Parlamento contra la represión de la “comuna asturiana”, y, junto a Veneranda Manzano y María Lejárraga, se entrevistaron con Alcalá Zamora para solicitar el indulto de los diputados asturianos. Tras la Guerra Civil, se exilió en Francia siguió escribiendo; publicó entre otras obras, Mares en la sombra (una visión de la guerra en Asturias), y colaboró en El Norte, revista que se convirtió en el órgano de expresión de los negrinistas. También fue expulsada del PSOE y readmitida en 2008.Los últimos años de su vida, los pasó en Méjico, donde falleció en el 19 de marzo de 1946 siendo enterrada en el pabellón español.

lunes, 11 de enero de 2016

Margarita Xirgu

Actriz española. Trabajó en numerosas compañías de teatro de aficionados antes de iniciar su trabajo como profesional en el teatro Romea de Barcelona, donde Margarita Xirgu (Margarida Xirgu en catalán) enseguida destacó por su extraordinario talento. Muy pronto se ganó a la crítica barcelonesa. Su ductilidad como actriz le permitía adaptarse a todos los géneros, desde el vodevil (La Xocolatera) a la tragedia (La dama de las camelias, de Dumas, Maria Rosa, de Àngel Guimerà o Salomé de Wilde). En 1914 se trasladó a Madrid. El éxito en la escena castellana le llega de la mano de Pérez Galdós, del que estrenó Marianela (1878). Su época más brillante fueron los años en los que estuvo al frente de la compañía del Teatro Español, donde representó a los más destacados dramaturgos españoles y extranjeros.

Entre sus interpretaciones más memorables destacan Divinas palabras (1920) de Valle Inclán, La sirena varada de Alejandro Casona,Santa Juana (1923) de Bernard Shaw, y La hija de Jorio (1904) de D'Annunzio. Sus montajes de los clásicos del siglo de oro modernizaron la escena española, de donde hizo desaparecer el exceso de elementos realistas y la concha del apuntador. Su instinto dramático y su gusto por el riesgo la llevaron a apostar por los nuevos autores. Entre ellos, destaca Federico García Lorca, del que puso en escena Mariana Pineda (1927),Yerma (1935) y Doña Rosita la soltera (1935). Ya muerto Lorca, Margarita Xirgu estrenará La casa de Bernarda Alba (1936) en Buenos Aires, en 1945. La guerra civil española la sorprendió de gira por América. Exiliada voluntariamente en América del Sur, Margarita Xirgu residió en Argentina y Uruguay, donde siguió representando la obra de autores españoles como Lorca o Alberti y contribuyó a la formación de nuevas generaciones de actores iberoamericanos desde su puesto de directora de la Escuela Dramática Municipal de Montevideo.

martes, 15 de diciembre de 2015

Francisca Bohigas Gavilanes

Inspectora Provincial de Enseñanza Primaria en la zona bañezana y Presidenta de Acción Femenina Leonesa. Fue diputada por león y, a pesar de ser catalana, estuvo muy vinculada a esta provincia por su matrimonio con Antonio Eguiagaray Senarega. En ella vivió y ejerció su profesión de maestra y la representó en las Cortes de 1933. Fue la única diputada de un partido de derechas y católico a lo largo de las tres legislaturas republicanas, obtuvo su acta por el Partido Agrario de León (CEDA).

No fueron muchas sus intervenciones en las Cortes y de ella se dice que su actividad parlamentaria “no fue muy sonada”. La más recordada se produjo en un tema relacionado con maestros interinos; tenía muchos conocimientos sobre esto debido a que llegó a ser Inspectora de Primera Enseñanza. En cualquier caso, siempre defendió, en conferencias y en artículos de prensa la participación de la mujer en los asuntos públicos: “las mujeres que se han lanzado a la actuación social son mujeres económicamente independientes… Muchos hombres fueron a la política por carecer de oficio. Viviremos para la política no de la política”. Llegó a ser represaliada por el franquismo y trasladada a Sevilla por sus diferencias con el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de León. Posteriormente se trasladó a Madrid ejerciendo su profesión de maestra. Falleció en Madrid en 1973.

sábado, 5 de diciembre de 2015

Feliciana Meléndez Torres, "La Tremebunda"

Feliciana Meléndez Torres, "La Tremebunda", llegó a Madrid en 1916 desde su Cuba natal. Hija de emigrantes gallegos, su madre la quería casar con un hombre de buen nivel pero ella se reveló y prefirió la compañía de artistas. Al morir su madre, ese mismo año monta un taller en el centro de Madrid bajo el nombre de La Cubana Textil.

Aunque su obsesión por una próxima colonización extraterrestre y lo estrafalario y adelantado a su tiempo de sus diseños textiles, cuadros y poemas, le han quitado peso en la historia, eso no quita mérito a su papel como impulsora del Círculo Libertario Femenino (CLF), que tenía como sede su propio taller. Esta organización clandestina promovía encuentros políticos y culturales así como acciones de JYL (Justicia y Libertad), generalmente contra maridos maltratadores. La Cubana Textil también sirvió como marco para la celebración de multitud de reuniones sociales de tipo político y cultural, en las que se comía y bebía en abundancia.

Marcada por el rechazo de su amor eterno, Pedro Chicote, La Tremebunda desapareció en 1947.